El oro blanco de Polonia: La historia de uno de los mayores proyectos de reutilización del mundo


La República de Polonia cuenta con diversos territorios geográficos y tribus culturales que abarcan miles de años. Sus ciudades y pueblos reflejan todo un espectro de estilos, desde la arquitectura románica hasta el renacimiento gótico y las estructuras residenciales y comerciales posmodernistas. Además de su topografía única y su rico tejido urbano, el país alberga 17 lugares declarados Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Sin embargo, hay un sitio que ha destacado sobre los demás y que ha dado al país un estatus de realeza. Escondida bajo el arroyo Malinowka, a las afueras de la ciudad sureña de Cracovia, se encuentra una de las minas subterráneas más antiguas y grandes del mundo, cincelada a mano, que se ha transformado en un amplio complejo con todo incluido. Desde un centro de salud de curación natural hasta una iglesia aislada y una plataforma de puenting subterránea, este colosal proyecto de reutilización adaptativa es la mina de sal de Wieliczka.


Conocida como "uno de los siete milagros de Polonia", la mina de sal de Wieliczka se remonta a la mitad del Neolítico. Los arqueólogos descubrieron unas salinas prehistóricas de casi 5.500 años de antigüedad, en las que los habitantes de la actual Wieliczka extraían material salino de los manantiales de la superficie y lo evaporaban al calor de sus fuegos para crear sal. Cientos de años después, la excesiva cocción de la sal secó los manantiales salinos, lo que obligó a los habitantes a construir pozos para profundizar lo que quedaba de ellos. Poco después de cavar estos pozos, la gente descubrió el primer bloque de sal gema, lo que les animó a cavar más hondo y explorar una nueva materia prima y preciosa.


La sal se convirtió en un tesoro nacional de valor incalculable, y la pintoresca estructura geológica subterránea de la mina de Wieliczka no se encontraba en ningún otro lugar del mundo. En la segunda mitad del siglo XIII, Wieliczka era conocida como la mayor productora de sal de Polonia, razón por la que recibió el nombre de Magnum Sal (la Gran Sal). Tanto es así que los beneficios de la venta de sal constituían un tercio de los ingresos del tesoro de la corona polaca.


En estas minas se empleaba mucho trabajo, ingenio y creatividad. Hasta finales del siglo XV, la sal se extraía a 64 metros bajo el nivel del suelo, que es el actual nivel I. Con cada siglo, la mina crecía, convirtiéndose en una de las mayores empresas de Europa, con su propia cantina y los refugios e instalaciones para los empleados. En el siglo XVII, la mina ya estaba excavada en tres niveles, y estaba trazada con respecto a la planificación urbana que había sobre ella. Unas décadas más tarde, se introdujeron en la mina nuevos métodos, equipos y turistas, junto con visitantes noveles y políticos de alto rango, manteniendo la grandeza del complejo hasta el siglo XX.


Sólo después de la Segunda Guerra Mundial, cuando la producción de sal alcanzó su punto álgido y personas de todo el mundo tomaron conciencia de la historia y la importancia cultural del lugar, la mina se convirtió en un reto a mantener. Aunque proporcionaba muchos beneficios, el objetivo principal del gobierno y la administración era preservar el yacimiento para las generaciones futuras, una idea que poco a poco se iba haciendo difícil de conseguir. En 1964, la mina, que ahora tiene nueve niveles (327 metros bajo tierra), dejó de utilizarse para la extracción de sal gema, recurriendo en su lugar a la producción industrial de sal evaporada. En 1978, la UNESCO incluyó el lugar en la Lista del Patrimonio Mundial Cultural y Natural, y en 1996 se tomó la decisión de poner fin a la producción industrial de sal de forma indefinida en Wieliczka, inaugurando lo que se utiliza hoy en día.


¿Qué queda entonces de los lugares donde se extraía la sal? Dado que ya no se extrae sal en Wieliczka, sus cámaras y pasillos están siendo restaurados y puestos a disposición para visitas turísticas, espectáculos, curaciones físicas, oraciones y banquetes reales. En lugar de la excavación de sal, los mineros siguen trabajando hoy en día en el lugar para preservar el hito histórico. A lo largo de más de 700 años, en Wieliczka se explotaron 26 pozos. De hecho, el laberinto es tan colosal que los visitantes sólo tienen acceso al 2% del yacimiento.


Una de las principales instalaciones que se ofrecen en el lugar es un centro de salud. Los pacientes con enfermedades crónicas de los senos y la garganta, asma, bronquitis y neumonía se benefician de las características únicas del microclima subterráneo. El aire del interior de la mina pasa por una serie de pasillos de sal, que limpian los contaminantes que hay en la superficie. En 2019 y 2020, los pacientes de COVID-19 visitaron la mina de sal de Wieliczka para tratar sus pulmones.


Cada cámara del recinto, ahora polivalente, tiene una función única y una disposición espacial que cuenta la historia de cómo se formó la mina y de todas las personas que la pisaron. Algunas se utilizan como locales con lujosas lámparas de araña, mientras que otras se han transformado en extraordinarias capillas o tabernas. Una cámara de 36 metros de altura se utiliza ahora como primer escenario subterráneo de salto en bungee y globo aerostático del mundo. Los visitantes pueden elegir dos rutas diferentes, la turística, que los lleva a recorrer las cámaras antes mencionadas, o la ruta del minero, una expedición desafiante y multisensorial que permite a los visitantes deambular por laberintos subterráneos de sal y realizar actividades mineras.


Las paredes y los techos de las cámaras utilizadas como salones de banquetes, lugares para eventos y capillas se dejan en su estado natural y se complementan con lámparas de cristal y suelos de madera. En algunas cámaras, como la capilla de Santa Kinga, las esculturas de sal y los relieves del suelo fueron creados por los mineros hace siglos.


4 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo