¿LA DECORACIÓN DEL HOGAR INFLUYE EN NUESTRO ÁNIMO?



La decoración que elegimos para nuestro hogar puede ser esencial en el ánimo con el que enfrentamos el día a día.

No es secreto para nadie que la decoración de los espacios de nuestro hogar influyen directamente en nuestro estado de ánimo y en nuestro humor. Son muchos los psicólogos que se especializan en la “psicología de espacios”, debido a que es cierto que factores como la decoración, influyen directamente en la salud mental de las personas.

La buena administración de los espacios es además un tema muy importante en nuestro hogar, ya que saber dónde posicionamos un mueble, por ejemplo, puede agrandar o achicar tu casa, por lo que hay que ser muy cuidadosos al momento de tomar esa decisión.

Pero, ¿a qué otros factores se debe prestar atención?

Dentro de los factores importantes en la decoración de nuestro hogar, la iluminación que elegimos, los colores de las paredes, la amplitud que creamos e incluso las conductas de limpieza que tenemos en nuestra casa influyen de forma directa en nuestra salud mental.

Estos son los principales aspectos a los que debes prestar atención si lo que quieres es estar a gusto en tu hogar:

Lo principal es la luz

Cuanta más luz natural tengan en el hogar, mejor. Cuando nos exponemos o contemplamos la luz solar, es inevitable que suframos una recarga de vitamina D y automáticamente nos sintamos más capaces e incluso felices. Además, si vas a realizar actividades que demanden esfuerzo visual, como la lectura, por ejemplo, tus ojos estarán más cómodos y protegidos con la luz natural que con la artificial.

Elegir colores que brinden tranquilidad

Los colores, al igual que la luz, son claves, y la complementan. por ejemplo, es una buena idea que, en los meses más fríos de otoño e invierno, como ahora en nuestro país, usemos en la decoración colores cálidos, como el rojo, el naranjo o el café, que ayudan a sobrellevar las temperaturas bajas y a dar un poco de alegría a los espacios, en verano o en primavera podemos optar por colores más fríos, como azules, verdes o rosas, que aportarán frescura. Ninguno de los colores mencionados, tanto cálidos como fríos, deben usarse en exceso, pues pueden conseguir el efecto contrario al deseado.

Crear espacios amplios (aunque no los tengas)

esto nos referimos con los espacios grandes o techos altos que le entregan tranquilidad a nuestro cerebro. Sin embargo, no todos tenemos espacios grandes, por lo que es recomendable “engañar” al cerebro con, por ejemplo, la utilización de espacios blancos que generan la sensación de amplitud.

Mantén tu casa ordenada (cueste lo que cueste)

Nuestro cerebro necesita orden, claridad, organización. cuando fallamos en alguna de estas tres cosas, notamos que llega la ansiedad, el estrés y el nerviosismo y, con ello, la irritabilidad y el mal humor. Por eso, es importante que sepamos en todo momento dónde están las cosas que buscamos en el hogar y tengamos a nuestro alrededor un espacio armonioso.

Añade plantas para mejorar tu salud mental

Las plantas en el hogar dan vida. son frescas, disminuyen el estrés y mejoran la calidad del aire.


1 visualización0 comentarios