Las obligaciones de la Arquitectura después de la Pandemia COVID19

Escrita por el Arq. Nicolás Morales Saravia



La ciencia de la complejidad nos enseña que nuestro mundo no es lineal, dentro de la teoría del caos nace la teoría de las catástrofes y la ley de vórtice declara que las oportunidades del caos son importantes para mejorar nuestras vidas, y de la capacidad que tiene el ser humano a participar espontáneamente en la resolución de situaciones o problemas de la comunidad.


Los antecedentes de epidemias mundiales.

A mediados del S. XIV en la Europa medieval en medio de crisis y guerras brota la peste negra, alrededor de 48 millones de personas según fuentes mueren, un poco más del 50% de la población europea, por contagio, por abandono o por falta de recursos básicos. La apatía y desamparo de la aristocracia hacia sus plebeyos, causan el despoblamiento del campo y surge una nueva sociedad de comerciantes y emprendedores, los burgueses y con estos nace el capital.


Algunas ideas que se promulgaron para mejorar la higiene y las estructuras de las ciudades.


Junto a la revolución industrial y la problemática de la higiene en ciudades, arquitectos y políticos formulan propuestas de planificación y reestructuración urbana de los trazados medievales, como es el plan del Baron Haussman en Paris que abre avenidas rompiendo el trazado, Brodacre city de Frank Lloyd Wright, la ciudad de Arcosanti del arquitecto italiano Paolo Soleri o la propuesta de Le corbusier con su de ciudad radiante para varios países. También las utopías de Yona Friedman la Ville Spatiale son importantes, o la del New Babylon de Constant, o Kenzo Tange con los Metabolistas con su proyecto Tokiyo Bay.


La evolución de la arquitectura después de las crisis.

El movimiento moderno aparece con la primera guerra mundial, más allá de todas las críticas que se la han perpetrado, nace con vocación pedagógica. Remolcado de la caravana de la producción funcionalista y arrastrado por la ola del olvido de genocidios e injusticias, busca reconstruir un mundo mejor para la mayoría, aunque su juicio lo traiciona en la importancia de la memoria y en la planificación urbana. Por lo cual arquitectos teóricos como Peter Eisenman y Charles Jencks se sirven para nuevos postulados conceptuales del hacer arquitectónico e infunden una nueva corriente arquitectónica basada en la teoría del caos, el posmodernismo. La arquitectura del despilfarro, de las piruetas y del marketing.


La arquitectura contemporánea luego de la crisis económica del 2008 situó su foco con acierto en el urbanismo, en la casa de todos, en el espacio de la creatividad, de la igualdad, de los derechos, de la reflexión, de la libertad… y trajo muy buenos resultados en la regeneración de ciudades erróneamente proyectadas para el automóvil y la sectorización de usos, los peatones vuelven a conquistarlas a toda hora, como la naturaleza y el medio ambiente.


Los desafíos de la arquitectura pos pandemia, la vivienda:

Uno de los desafíos de la arquitectura actual será volver a tomar la sartén por el mango, la vivienda como derecho básico y prioritario, deberá responder a normativas sobre confort y bioseguridad, y ya no dejarla al libre albedrio del capital y los agentes inmobiliarios.


Cada día que pasamos esta angustiosa cuarentena nos damos cuenta la necesidad de una vivienda que cuente con mas espacios de ocio, de reflexión, espacios intermedios de calidad, espacios semi-privados acondicionados como son: los pasillos, las escaleras, las terrazas, los patios comunes en viviendas familiares y multifamiliares.

Actualmente el solo hecho de poder hacer la cuarentena es un privilegio.


La vivienda pasará de ser un lugar de uso temporal para ser un lugar que pueda servir de aislamiento social de manera efectiva, los espacios cambiarán, los servicios higiénicos deberán situarse en el acceso de las viviendas con un recibidor cerrado, estaremos replanteando la vivienda integrada.


La infraestructura pública

La importancia de la infraestructura pública será la punta de lanza para las próximas tomas de decisiones, los próximos edificios deberán ser flexibles para adaptarse a futuras emergencias, los hospitales públicos convertidos en clínicas privadas especializadas en enfermedades redituables tendrán que recuperarse, los centros educativos públicos desabastecidos deberán ser enfocados a la tele educación, los mercados municipales, fuentes de abastecimiento y trabajo informales deberán ser repensados para cumplir las condiciones necesarias de bioseguridad y confort.


Nos damos cuenta también que Internet deberá ser un servicio básico como el agua y la electricidad, sobre todo en los sectores más vulnerables, los cuales deberán ser atendidos primariamente, catastrando y formalizando los asentamientos para estimar políticas de contingencias eficientes.


La ciudad para los muertos también deberá ser incluida, los cementerios públicos, es inaudito que una parcela cueste alrededor de 4mil dólares, que familia puede acceder a uno de estos servicios básicos, también deberán responder a la compacidad y no más a vender m2 como especuladores inmobiliarios.


La descentralización de estas infraestructuras también se deberá planificar para evitar acumulaciones innecesarias de población vulnerable a contagios masivos, y lograr ciudades más democráticas.


Las oportunidades para los arquitectos y urbanistas.

Las oportunidades que se ofrecen a los arquitectos y urbanistas para colaborar en la planificación de los flujos y movimientos de la ciudad en casos de pandemias son únicas. Así como hace rato se debate sobre el rol del teletrabajo, la teleducación, pero nunca puesto en práctica hasta ahora, esta es una oportunidad única para analizar cómo influye en la descongestión urbana, así también se ha debatido mucho sobre el tráfico selectivo que ahora veremos cómo funciona y pautar futuras políticas urbanas, sin descuidar lo público los espacios de convivencia y tolerancia.


La importancia del problema ecológico global, todos los días observamos videos de ciudadanos mostrando como el reino animal vuelve a recuperar hábitat, desalojados a causa de la contaminación de los desechos de las actividades ciudadanas, una investigación que promueva una teoría de los desechos urbanos es necesaria confeccionar en esta coyuntura de desurbanización temporal, investigar como conectarnos en armonía con la tierra, y conocer y respetar los procesos naturales en nuestras futuras actividades económicas y sociales, ya no concentrar el 90% de las investigaciones al servicio de la economía y la producción.


Todas estas cuestiones que atañan a la arquitectura y urbanismo, son oportunas y fundamentales ponerlas en la agenda pública y presionar desde la academia, desde las organizaciones civiles, desde la ciudadanía, con fervor y empuje sin titubear, de lo contrario, seremos tibios espectadores de un nuevo orden mundial del capital, de la ciudad del control, de la ciudad autoritaria, ya surgen ejemplos en Filipinas, donde el presidente Rodrigo Duterte, ha ordenado a las fuerzas de la ley «disparar a matar» a aquellas personas que violen los requisitos de la estricta cuarentena por la pandemia de Covid-19.


Como expone la periodista Naomi Klein, la «doctrina del shock» es la estrategia política de utilizar las crisis a gran escala para impulsar políticas que sistemáticamente profundizan la desigualdad, enriquecen a las elites y debilitan a todos los demás. En momentos de crisis, la gente tiende a centrarse en las emergencias diarias de sobrevivir a esa crisis, sea cual sea, y tiende a confiar demasiado en los que están en el poder.


Quitamos un poco los ojos de la pelota en momentos de crisis.


Sabemos que el gobierno está haciendo muchas acciones de contingencia, con la construcción y readecuación de servicios sanitarios, medidas de control, la SEM también estuvo acertada en la distribución de dinero digital y no en kits alimenticios, por eso queremos recordar que otras acciones no deben quedar de lado.


Las acciones inmediatas:

  • Definición de Servicios de primera necesidad, relevamiento y planificación de usos con lógica urbana.

  • Planificación urbana de flujos de circulación vehicular para evitar congestionamientos.

  • Planificación urbana de cementerios y crematorios, y propuestas de cementerios en terrenos fiscales.


Las acciones a futuro:

  • Descentralización de Hospitales e inversión en Nuevos Centros de Recuperación, Hospitales y Centros de Salud mediante un plan urbano país.

  • Formalización de mercados y rediseño con normativas de bioseguridad.

  • Normativas saludables para comercios y viviendas, fomentar investigación.

  • Estrategias sanitarias para asentamientos urbanos y peri urbanos.

  • Estrategias de descongestionamiento en asentamientos urbanos y peri urbanos.

  • Catastro de infraestructuras en desuso para centros de emergencia, con planificación de expropiación.

  • Planificación de espacios públicos aptos para uso en situaciones de emergencia y rehabilitación de nuevos sectores potenciales.

  • Propuestas de cobertura de señales débiles WiFi Free en barrios mas comprometidos.

entre otros…


En esta coyuntura de caos e incertidumbre como profesionales nos obliga analizar y debatir conjuntamente el futuro de nuestras ciudades, y ofrecer creativamente ideas sencillas y adaptables a nuestro contexto para vivir en una sociedad más inclusiva y solidaria.


Fuente Biocons.com.py

17 vistas
  • Facebook - Círculo Negro
  • Negro del icono de Instagram
  • Icono negro LinkedIn
  • Twitter - Círculo Negro
  • YouTube - Círculo Negro

© 2023 por CT SA