El Feng Shui desde la Arquitectura

Actualizado: jun 23

La arquitectura es una profesión que tiene la responsabilidad de construir el futuro. Particularmente pienso que más allá de la definición estructural, funcional y estética, las construcciones deberían abarcar el impacto emocional y sensorial desde el diseño; el Feng Shui es una herramienta que combina lo tangible con lo intangible de las personas y el espacio, ayudándonos a mejorar la calidad de energía en las construcciones y con ello impactar positivamente en la vida de sus habitantes.



¿Qué es el Feng shui?

El Feng Shui es una filosofía milenaria de origen chino que trata de la relación e interacción de una persona y su entorno. Es el arte del manejo de las energías de un espacio en beneficio de las personas que lo habitan; y representa la base de la arquitectura tradicional china.


Origen y fundamentos del Feng Shui

Los conceptos del feng shui se fundamentan en el taoísmo que habla de las personas como un todo con la naturaleza es decir con el entorno. Existe una interconexión entre personas y entorno físico, como así también un lazo que une a las personas con su entorno familiar, social, laboral, etc.


¿En qué consiste un estudio de Feng Shui?

Un estudio de Feng shui consiste en una observación detallada del entorno físico, natural y construido; como así también el análisis de las energías que provienen dicho entorno que pueden afectar positiva o negativamente a las personas. Un estudio Feng shui abarca el análisis de 3 dimensiones: Entorno y Formas, coordenadas geográficas y factor tiempo.


Entorno y Forma: El estudio detallado del entorno implica mínimo 500m a la redonda. Entorno físico y sus formas, presencia de ríos y montañas, proporción y escalada de edificios y grandes avenidas, las áreas verdes, topografía, forma de techos, volúmenes en fachada, estructuras, materiales, forma y distribución de los espacios, ubicación del mobiliario, etc. Representan la dimensión visible del Feng Shui.


Coordenadas geográficas: orientación de la fachada con respecto a los puntos cardinales, determina el frente energético de la casa y marca la pauta de cuáles serían las mejores zonas o sectores para la ubicación acertada de los conductores del Chi. Los puntos cardinales representan la dimensión invisible del feng shui. Se basa en el estudio de la energía que proviene del planeta Tierra, con sus polos norte y sur genera energía electromagnética, que influyen en clima, en las construcciones y sus habitantes. El LuoPan, la brújula magnética china, es un instrumento utilizado por consultores del Feng Shui para determinar la dirección exacta de una estructura u otro elemento. Cada orientación y coordenada posee una característica especifica en términos de energía y su influencia se extiende a los espacios y de ahí a las personas que lo habitan.


Factor Tiempo: El Feng Shui divide el tiempo en periodos de 20 años, un año, un mes, un día. Es posible calcular las energías que influyen de manera particular en cada persona, produciendo cambios y movimientos energéticos en los espacios en relación al tiempo y los puntos cardinales. Por ejemplo es posible determinar la mejor fecha para inicio de una construcción o proyecto; o verificar el año de construcción de un edificio existente y que consecuencias energéticas pueden tener actualmente. La fecha de nacimiento de los habitantes también guarda un dato importante para el feng shui y tiene relación con las direcciones propicias que benefician al individuo para las distintas actividades que realiza dentro de la casa.


¿Cuál es la ventaja de realizar un estudio Feng Shui?

El estudio Feng shui de un lugar nos da una nueva percepción del entorno y nos prepara para crear espacios que benefician a nivel físico, espiritual y emocional. El objetivo de un estudio feng shui es desbloquear los canales de energía favorable, mejorar la calidad energética del lugar, disminuir y controlar aquellas energías agresivas; logrando equilibrio y armonía en los espacios y las personas; como así también potenciar al máximo las energías que favorecen ciertas actividades logrando la mejor organización y distribución dentro y fuera de la construcción generando ambientes que incrementan la creatividad, que motivan, que inducen a la relajación y el sueño, que propician buenos negocios, que inspiran transmitiendo paz y naturaleza.


¿Cuándo realizar un estudio Feng Shui?

El mejor momento de realizar el estudio Feng shui es antes de llevar a cabo una construcción, desde la selección del terreno y elaboración del proyecto; también es ideal realizar un estudio de un edificio existente que se desea reformar o remodelar; ya que sería posible plasmar en un proyecto o plano todas aquellas mejoras constructivas y espaciales que beneficiarían energéticamente a la vivienda y sus habitantes. Un estudio Feng shui también puede realizarse sin necesidad de intervención constructiva, trabajando sobre la organización y decoración de los espacios, distribución y ubicación de muebles, colores, objetos e imágenes, etc. El objetivo es lograr espacios más confortables, saludables, que transmitan paz, armonía y seguridad; es decir crear espacios que transmitan emociones y sensaciones de acuerdo a la naturaleza de las actividades que se desarrollan en ellos.


¿Cómo aplicar Feng Shui a un espacio?

El Feng Shui posee unos elementos básicos o herramientas que permiten aplicar sus conceptos de manera muy práctica y comprensible. Se necesita el plano del lugar con medidas reales y una brújula que ayude a marcar el norte magnético. Con los datos del estudio Feng Shui ya es posible empezar a aplicar feng shui a los espacios físicos con el objetivo de armonizarlos y curarlos, para ello llevamos estos elementos y conceptos a la práctica.



Chi: todo lo que existe en el universo posee energía, algunos son fuente de energía otros absorben y transmiten energía que otros producen. Se define al Chi como esa energía vital que puede experimentarse a través de los sentidos. Experimentamos el Chi gracias a los materiales, los colores, las formas, los objetos, las imágenes, todo transmite una sensación y una emoción por lo tanto poseen energía en sí. El modo en que nuestros sentidos perciben el espacio afecta a nuestra vitalidad que está relacionada con nuestro estado emocional.


Yin-Yang: los opuestos y complementarios forman un todo. El Feng Shui se ocupa de lograr el equilibrio de estas energías que conviven en dualidad permanente. No se puede experimentar la luz (Yang) sin la presencia de la oscuridad (Yin). En algunos espacios se desarrollan actividades que requieren más energía (Yang) mientras que otros conducen a actividades de relajación y descanso (Yin). El propósito de cada espacio determinara que tipo de influencia energética requiere en mayor cantidad. Mantener este equilibrio ayuda a mantener el equilibrio mental y emocional de las personas.


5 elementos: madera, fuego, tierra, metal, agua, representan la naturaleza y sus ciclos en constante cambio. Todos estos elementos interactúan entre si y la forma en que se combinan explica porque un espacio nos resulta agradable o desagradable, atractivo o apagado. Cada elemento puede definirse en términos de color, forma, objetos, imágenes, materiales, estación y dirección.


  1. Madera: Son los colores verdes, formas verticales, todo tipo de plantas y la madera en estado natural, tejidos vegetales, papel, cartón, flores, estampados con flores, imágenes de flores o paisajes de árboles.

  2. Fuego: Son los colores rojos, rosado y naranja intenso, toda fuente de luz natural o artificial, inciensos, velas, lámparas, formas y figuras triangulares.

  3. Tierra: Son los colores amarillos, marrones, beige, terracota, material cerámica, barro, formas cuadradas, líneas horizontales.

  4. Metal: Son los colores blancos, gris, dorado y plateado, objetos metálicos, objetos brillantes, espejos, formas circulares, gemas, piedras pulidas.

  5. Agua: Son los colores negros y azules, fuentes de agua, peceras, imágenes de ríos y mares, formas ondulantes.


Todos los espacios deben contener a estos 5 elementos, pero hay uno que predominara de acuerdo a la orientación que pertenezca.

  • Norte: agua

  • Noreste: Agua y metal.

  • Este: Madera

  • Sureste: madera y fuego.

  • Sur: Fuego

  • Suroeste: Fuego y metal.

  • Oeste: Metal

  • Noroeste: metal y agua.


Guardianes celestiales: Son animales simbólicos que reflejan ciertas características favorables para un espacio natural. Cada uno de ellos es dueño de característica especial. Es importante tener en cuenta la representación física de cada uno tanto en la elección del terreno como ubicación de los muebles dentro de la casa.


La tortuga negra: representa la montaña que protege el fondo de la casa. Debemos cuidar que siempre tengamos la espalda protegida por una pared solida estable, ya sea como apoyo de cabeceras de cama, respaldo del sofá, etc.


El tigre blanco y el dragón verde: representan la protección de los laterales de la casa, la garra y fuerza del tigre blanco a la derecha, la sabiduría del dragón verde a la izquierda. En un espacio pueden ser representados por dos elementos a ambos lados de la cama, a ambos lados de la puerta principal o en la misma sala que actúen o simbolicen estos guardianes.


Fénix rojo: representa la visión libre del frente de la casa. Siempre despejado, abierto a las nuevas oportunidades. Todos los espacios de la casa deben estar ordenados de manera tal que siempre tengamos visible el acceso principal a esa área de la casa.


Serpiente amarilla: representa el centro de la casa y nos representa a nosotros mismos dentro de ella. Ahí se encuentra el orden de todo y debemos mantenerlo libre de obstáculos e iluminado.


Bagua: El término Pakua o Bagua significa «ocho trigramas» y está formado por una figura o símbolo octogonal que los contiene. El Bagua nos permite dividir el espacio de la casa en 9 zonas, relacionadas cada una de ellas con una orientación de la brújula y con las mayores aspiraciones de la vida del ser humano (profesión, fama, prosperidad, relaciones, familia, creatividad, conocimiento, benefactores, salud). Para facilitar la aplicación del mapa Bagua, algunas escuelas transforman la plantilla octogonal en una rejilla cuadrada llamada Lo Shu o cuadrado mágico, que resulta más cómoda de utilizar para situar los espacios durante el proceso de diseño. Según el Feng Shui, para mejorar la energía o chi en los espacios que habitamos o donde trabajamos, es necesario estudiar y comprender la distribución de los sectores en cada uno de ellos, para lo cual se utiliza dicha herramienta.

¿Cómo debe ser una casa Feng Shui?

Para que una casa sea armoniosa y benéfica debe aplicar los principios fundamentales del Feng shui. Los elementos fundamentales que determinan que el Feng Shui de un lugar sea positivo o negativo son varios, como por ejemplo: los cursos del agua en relación con los ambientes, la dirección y facilidad de circulación de los vientos a través de la vivienda, la orientación del frente de la casa, edificio o habitación, la interacción de los cinco elementos (agua, madera, metal, fuego y tierra), el equilibrio en la energía cromática, el equilibrio entre los espacios libres y los espacios ocupados. Todos estos aspectos tienen una serie de reglas y normas para que la vivienda disfrute de una energía armoniosa.

Reglas Básicas para lograr un diseño arquitectónico que no sólo recolecte un buen Chi, sino que también sea capaz de potenciarlo:

Lo ideal es elegir un buen terreno rodeado de formas tranquilas, con frente despejado que recolecte buena calidad de Chi y lo más importante que no esté siendo atacado por energía negativa estando cerca de torres eléctricas, basureros, cementerios, vertederos, hospitales, terminal de buses, vías de tren, evitar también intersecciones de calles o calles sin salida donde la energía se estanca o se vuelve agresiva, muy cerca de edificios altos, finales de callejones.


Un terreno ideal debe tener forma regular y con buena pendiente hacia el frente o calle, con una orientación propicia para sus habitantes.


Tener en cuenta el asoleamiento que es un punto importante ya que la luz del sol es la mayor fuente de energía yang. La posición y ubicación de las ventanas garantizaran el aprovechamiento de esta energía.


La forma del edificio condiciona el equilibrio del Chi que puede contener. Lo más seguro es optar por un edificio de formas más o menos cuadradas o rectangulares. Las formas circulares o irregulares hacen que el Chi sea más difícil de equilibrar, también hay que evitar los edificios extremadamente angostos o muy altos, en especial si se levantan en soledad. Las formas en "U" a veces son aceptables si las dimensiones son grandes, pero si la "U" es muy estrecha, es preferible evitarlo. Las terrazas y balcones amplios, por otro lado, son positivos porque ayudan a recolectar el Chi.


El posicionamiento como la construcción va ocupar el terreno; teniendo en cuenta la orientación del frente principal que sea en dirección favorable, con este punto de partida y ayuda de una brújula se definen las demás áreas en correspondencia con el Pakua o Bagua.


Distribución de las áreas de la casa según el Pakua o Bagua, cada sector con su coordenada correspondiente.



El acceso principal representa la "boca del Chi" o energía. La entrada debe ser amplia para recolectar el Chi, retenerlo, transformarlo si es necesario y que se distribuya suavemente hacia el resto de la casa. Debe estar elevada unos escalones por encima del nivel de piso y no debe haber obstrucción alguna frente a la misma. La puerta de entrada debe abrirse a un espacio más o menos amplio y no estar enfrentada a otras puertas como la de la cocina, un baño o escalera.


La fachada sea inconfundible, que esté bien definida. Esta debe ser la zona más Yang de la vivienda.


Así como la fachada debe ser muy Yang, el fondo debe ser sólido y estable para que retenga la buena energía.


La energía debe entrar por el frente con fuerza y salir por el fondo suavemente después de haber efectuado un suave recorrido por la casa. Esto es lo que va a garantizar la estabilidad y bienestar emocional a sus ocupantes.


El centro de la edificación es su corazón, el tai chi, el equilibrio; no debe ser perturbado, necesita estar despejado. Evite que le coloquen baños, cocina, habitaciones en el centro.


Actualmente en Hong Kong, Taiwán, Japón y Corea el Feng Shui todavía funciona como un aspecto importante en el diseño de la arquitectura y construcción de sus edificios. Hoy en día en Europa, Norte América y en Latino América, existen cada día más personas y arquitectos que diseñan casas o edificios basados en los principios del Feng Shui; teniendo en cuenta los beneficios de su aplicación en la experiencia espacial de las personas.


Arq. Hedy Aquino
@hedy_aquino en Instagram


12 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

LOFT AL